Perfección

La palabra perfección, como todas las palabras, ha ido perdiendo y difuminando su significado a medida que la gente la usa y la desgasta, para ramificarse así en muchos otros significados distintos.

Normalmente entendemos perfección como un ente que posee, de entre todas, las mejores cualidades y que carece de defectos. Y sí, podemos decir que esa perfección absoluta no existe. Sin embargo, existe una aproximación al ideal de perfección, y éste último a su vez es un concepto variable e individual (puesto que las cualidades que designan esa perfección son tan relativas como sujetos hay).

Sin embargo, podemos referirnos a algo perfecto como aquella cosa que encaja a la perfección (valga la redundancia) en un determinado contexto o situación. Por lo tanto, en este caso la misma palabra perfección ha perdido parte del significado que se expone más arriba para pasar a ser el objeto adecuado. (Porque nadie nos dice que el hecho de poseer las mejores cualidades sea siempre la opción más adecuada).

2 comentarios:

victorbite dijo...

¿Escribirás más?

Carrie dijo...

No sé, nunca lo he hecho..